Revista Logos, Ciencia & Tecnología Revista Logos, Ciencia y tecnología Revista Logos LogosC&T Revista de Ciencia y Tecnología Revista Logos, Ciencia & tecnología RevistaLogosc&T

Vol. 2, Núm. 1 (2010)

julio-diciembre de 2010

Presentación

La evolución emprendedora de los indicadores de desarrollo en ciencia y tecnología, por parte de la Policía Nacional de Colombia, revela el impacto que han tenido las políticas de gobierno y las directrices institucionales en la generación de conocimiento científico para consolidar escenarios de convivencia y seguridad, pero fundamentalmente, sensibilizar a la sociedad sobre el cuidado de su vida, bienes y honra, al promover su desarrollo integral, el del policía como formador de ciudadanos y la satisfacción de la comunidad con el servicio que presta.

Reconocemos que de nada vale la ciencia si no se convierte en conciencia. Bajo esta convicción, la Policía Nacional, como parte esencial del Estado colombiano, ha alineado sus procesos al Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación del país, teniendo en cuenta que la construcción de una cultura científica en el ámbito institucional, contribuye a la eficacia del servicio y aporta a la formación del policial como ser humano, mediante el fomento de la investigación aplicada.

Así lo demuestra la transversalización de las más recientes innovaciones policiales que han provocado mejoras sustanciales en nuestro sistema de salud, además de facilitar la concepción de estrategias innovadoras en materia de seguridad ciudadana, la aplicación de los principios de bioética al servicio, y particularmente, el hecho de incrementar la cercanía y el contacto del policía con la comunidad, a través del uso de sofisticadas tecnologías de conectividad para fortalecer los mecanismos de prevención, denuncia y control del delito. Como lo ha afirmado el científico colombiano Rodolfo Llinas: «Las condiciones críticas tanto económicas como ecológicas del sistema mundial, las particularidades de Colombia y la realidad de una brecha entre países subdesarrollados y desarrollados, requieren una redefinición del desarrollo humano y un nuevo énfasis sobre el conocimiento científico y tecnológico en la educación formal».

Por ello, la manera como hoy entendemos y asumimos nuestra profesión no es el fruto de actitudes reactivas ante circunstancias derivadas de la violencia y el desorden público. Actualmente, la Policía comparte con el Estado la responsabilidad de potenciar y hacer uso sostenible de los recursos naturales y del patrimonio genético de Colombia; el compromiso de fomentar la producción limpia y sostenible de bienes y servicios, y el desarrollo de sus dimensiones jurídicas, administrativas y logísticas, como aspectos contributivos a la consolidación de un ambiente para la paz, gracias a la apropiación y difusión de conocimientos y tecnologías pertinentes. Como nunca antes, nuestra lucha colectiva contra la criminalidad demanda la creación de plazas de investigadores y tecnólogos que nos permitan miradas integradoras y creativas para superar la percepción atomizada de la realidad. No en vano, nuestra ciencia de policía se deriva del conocimiento de la experiencia local y nacional; conocimiento que resuelve problemas y domina conflictos, y que a la vez nos ha permitido implementar modelos de actuación policial vanguardistas, ante el deber de promover la participación informada de ciudadanos, en la medida en que una sociedad que ama el desarrollo pleno de la ciencia es también una sociedad libre y responsable.

Convicciones que nos permitieron dar origen al Centro de Ambientes Virtuales, incrementar los programas de maestría en Criminología e Investigación Criminal y desconcentrar procesos mediante la creación de Equipos Móviles de Capacitación que se trasladan a las regiones más apartadas para desarrollar programas de actualización y reentrenamiento, evitando el desplazamiento del policial y potenciando su buen desempeño. Gracias también a nuestro portal virtual de educación que ha impactado masivamente la formación de 47.000 policías, incluyendo de otros países, y que hoy se constituye en modelo de referenciación pedagógica en el ámbito internacional. En este contexto, la Policía Nacional de Colombia a través de la Dirección Nacional de Escuelas y de su Vicerrectoría de Investigación ha concebido un escenario propicio para el diálogo de saberes de la comunidad científica nacional e internacional como lo es la Revista Logos Ciencia & Tecnología, que se suma a las publicaciones institucionales, y que en su tercera edición difunde aspectos puntuales de la actividad de 65 grupos de investigación, 9 de ellos categorizados; 132 investigadores de la Institución, así como textos de especialistas invitados y la divulgación de estudios asociados al servicio.

A partir de esta producción intelectual, hoy podemos imaginar qué puede ocurrir en las próximas décadas, y concebir nuestra profesión respecto a la evolución social. De hecho, generar una nueva cultura académica en torno a cómo se aprende, qué se aprende y cómo interrelacionar lo aprendido con las circunstancias propias del actuar policial ha significado no sólo la renovación de la estructura curricular y de nuestras prácticas pedagógicas.

Hemos avanzado en la formación moral e intelectual de los ciudadanos, al entender que la educación y la formación científica como cultivo de la felicidad y punto de partida de la gestión del conocimiento se complementa cuando el policía se relaciona con sus comunidades, de las que «toma humanidad, experiencia, sensibilidad» y sobre los que proyecta estas mismas potencialidades.

Desde esta perspectiva, hoy nuestra Revista Logos Ciencia & Tecnología representa una valiosa oportunidad para difundir las actividades de los diferentes semilleros de investigación de Colombia y otros países, al ser un fruto de la revolución educativa de la Policía Nacional, dada la posibilidad de fomentar vocaciones científicas para el progreso de la humanidad; es decir, educar y concebir el conocimiento cualificado no sólo para escuchar la voz de la conciencia sino para interpretarla; educar para escuchar las voces de la verdad, de la justicia y en consecuencia, transmitir el poder de estos valores a nuestras generaciones, como así se aprecia en esta publicación que en sus próximas ediciones es una hoja en blanco, dispuesta al espíritu inquieto de investigadores que reconocen el poder trascendente de sus descubrimientos, en el bien común de la sociedad por la que vale su inspiración y empeño.

General ÓSCAR ADOLFO NARANJO TRUJILLO
Director General Policía Nacional

Tabla de contenidos

Artículos originales

Omar Huertas Díaz
10-24
Jesús García Cívico
25-39
Jenny Paola Quiroga Ramírez
50-57
Jaime Hernán Rojas Parra, Reinel Giovanni Aza Torres, Jhonny Sarmiento Tavera, Carlos Javier Beltrán
40-49

Artículos de reflexión

Elías Castro Blanco
58-70
Mhimy del Pilar Guerrero Santacruz, Guerrero Santacruz
71-87

Artículos de revisión

Henry Torres Vásquez
88-97
Yolanda Contreras Bello
98-106

Invitado internacional

Héctor Olásolo Alonso
108-116
Flávia de Ávila, Tiago Junqueira Nolasco
117-131

Estudio de caso

Martha Liliana Acevedo Neira, Blanca Yanine Bocanegra Cruz
132-137

Reseñas

Omar Huertas Díaz
138-140
Omar Huertas Díaz
141-143

Semilleros de investigación

Juan David Rojas Gómez
144-151
Nora Milena Roncancio Parra, Hilda Espinosa
152-157
Albino Segura Penagos, Jaime Alfonso Cubides Cárdenas
158-178